Saltar al contenido

Cojines de lactancia

Los cojines de lactancia evitan las malas posturas, la incomodidad y los dolores de espalda. Son un práctico invento que ayuda a aliviar el estrés de los hombros, los brazos y el cuello, mientras amamantas a tu pequeño.

La principal ventaja de los cojines de lactancia es que les permita a las mamas tener las manos libres para estar mucho más cómodas cuando le dan el pecho a su bebé. No obstante, muchas de ellas tienen dudas acerca de cuál es el indicado y cómo utilizarlo, puesto que las instrucciones no siempre son claras.

Para darle la leche al bebé, es fundamental, que este se encuentre cerca del cuerpo de la mamá y cuando agarre el pecho, allí podrás apoyar tu brazo sobre el cojín. A pesar de esta ventaja, al ser voluminosos, no son muy cómodos para llevar cuando estar fuera de casa.

Así que no solo hablamos de un cojín para amamantar, sino también de una almohada doméstica que puedes usar antes, durante y después del embarazo.

Este producto para bebés te ofrece la posibilidad de ponerte en una postura cómoda a la hora de darle de comer a tu bebé.

El cojín para amamantar o de lactancia te relaja y permite que todo tu cuerpo no se tense (brazos, hombros, pecho, cervical, lumbar… entre otros).

Además, permite tener los brazos libres para que puedas hacer otras actividades mientras le das de comer a tu pequeño.

De seguro, la almohada de lactancia es un artículo práctico, útil, sencillo y eficaz a la hora de ayudarte con tu bebé. Aunque muchas personas no ven la necesidad de usar dicho producto, la verdad es que es algo indispensable que facilita incluso la buena digestión del pequeño recién nacido gracias a su posición.

Además, su utilidad no solo llega hasta allí. Después que el bebé crece, la almohada de lactancia es un artículo que sigue siendo útil debido a la cómoda y perfecta postura que aporta a quien la use, mejorando así la salud del afectado. Gracias a su durabilidad puede permanecer años y años de manera intacta, trayendo bienestar tanto a los niños de la casa, los padres y cualquier otro miembro del hogar que se sienta motivado a utilizarla.

Si estas en espera de un bebé, ya lo tienes o simplemente quiere mejorar tu salud y tu postura durante el descanso, este artículo te será de sumo provecho. ¡Pon manos a la obra!

Tipos de Cojines de lactancia

Su gran variedad de hormas y texturas son infinitas. Estos normalmente vienen reconocidos por poseer algunos una forma de U o herradura y otros con forma de serpiente. Su dureza varía según el modelo, por eso, es necesario saber cuál es el que mas te conviene a la hora de comprar uno. Te presentamos los siguientes:

Cojín de lactancia en forma de U

Precio: EUR 29,45
Precio recomendado: EUR 30,69
Este debe introducirse en la cintura de la madre por su parte abierta y ajustarse a su contorno; luego el bebé se coloca encima.

Hay cojines de lactancia en forma de U o herradura de diversos tamaños y dureza, incluso algunos poseen una parte más alta para apoyar la cabeza del bebé.

 

Cojines de lactancia en forma de serpiente

Se trata de un almohadón largo y abierto, que cuenta con un relleno blando y posee gran adaptabilidad. Suele ser un tanto difícil de manejar y de transportar. También se lo suele llamar cojín maternal o cojín de embarazo.

Una vez que hayas escogido la forma de tu cojín, puedes tener en cuenta algunas otras cosas como, por ejemplo, modelos que cuenten con protectores frente a posibles fugas del pañal con bolsillos para guardar objetos.

 

Cojines de lactancia duro o rígido

Como su nombre lo indica, este no es un cojín que se amolde fácilmente. Debido a esto, este es uno de los cojines con menos ventas en el mercado.

Su textura hace que la mujer embarazada no pueda úsalo para el descanso ni mucho menos utilizarlo como un simple cojín.

 

Cojines de lactancia para gemelos o mellizos

Para la lactancia de gemelos o mellizos también existen cojines hechos especialmente para ellos, entre ellos la marca popular Harmony. Aunque es uno de los mas costosos en el mercado, esto no lo limita a que sea el de mayor venta y demanda.

Este cojín de lactancia para gemelos Harmony es de doble cara, es decir que cuenta con una parte blanca especialmente para la hora amamantar a tu bebé, gracias a su sutil y suave inclinación. La otra parte de la cara suele ser de color azul y es mucho mas recta, ideal para ofrecer la mejor postura a tu niño al momento de darle la leche de formula

Cojines de lactancia suaves o blandos

Debido a su textura este cojín es muy moldeable y flexible.

Gracias a ello, se le puede dar una infinidad de usos al cojín de lactancia. Como una de sus características cuenta con poco peso y viene en los modelos de U y forma de serpiente.

Almohadas de lactancia según su material

Cuando hablamos del tipo de material del cojín de lactancia, no solo exponemos acerca de su envoltura, si no también lo que lleva dentro, ósea, su relleno. El tipo de relleno es, sin duda, uno de los elementos mas importantes del cojín de lactancia, ya que este es determinante a la hora de establecer la dureza, la transpiración, y claro está, el precio.

Los rellenos mas populares y de mejor calidad son la lana, semillas naturales, pequeñas bolitas, fibras de poliéster o algodón, micro-perlas de polietileno, goma espuma o visco-elástica. Aquí podrás asesorarte en cuanto a qué escoger de acuerdo a tu preferencia.

En cuanto a lo superficial, es necesario asegurarse de tener una funda que sea fácil de remover y que sea lavable, por supuesto, estas suelen ser de poliéster o algodón, pero lo ideal, es que tenga tratamiento antialérgico y que sean transpirables para que no le dé mucho calor bebé y a la madre y que no consiga tener un olor desagradable.

Ventajas de usar un cojín de lactancia

Entre las ventajas a considerar sobre el uso que puede tener el cojín para amamantar podemos mencionar las siguientes:

  • Te relaja en gran manera el cuerpo, evitando las tenciones musculares y mala postura.
  • Si tu parto ha de ser por cesárea, el cojín de lactancia facilita la acción de dar de comer al bebé, sin necesidad de que te lo apoyes en la herida.
  • Es ideal para aquellos padres que tienen el hermoso privilegio de tener mellizos o gemelos. Los diferentes cojines, creados para dicho uso, los puedes conseguir en la tienda de artículos para tu niño. Este modelo te será ideal para tener en tu regazo a los dos bebés al mismo tiempo.
  • Gracias a su posición, permite tener una succión indicada de la lactancia materna al poder colocar al bebé de forma correcta y de una manera fácil, práctica y muy sencilla.

Desventajas del cojín de lactancia

No todo es perfecto. Incluso los mejores productos traen consigo efectos secundarios o desventajas al momento de ser usado. En el caso del cojín de lactancia está el siguiente:

  • Te acostumbras tanto a su uso que es muy complicado darle de amamantar al niño en el momento que no se tenga.
  • Por muy frescas que sean dichas almohadas o cojines de lactancia producen muchos calor, especialmente en los días de fuerte verano.

Usos que se le pueden dar al cojín de lactancia

¡Cuentas con un artículo multifuncional! Aunque su nombre es “cojín de lactancia”, este puede ser usado de un sinfín de maneras prácticas y seguras en todo momento, antes y después del embarazo, así como en cualquier otro aspecto. Entre ellas te presentamos las siguientes:

  • Mientras llevas al bebé en tu vientre, pueden surgir malestares y dolencias debido al peso que este ejerce sobre la columna y distintas partes del cuerpo. para contrarrestar dichos percances, el cojin de lactancias es ideal para ayudarte a mantener una excelente postura durante todo tu embarazo. De esa manera, podras dar reposo a tus caderas, piernas y abdomen, asi como cualquier otra área afectada. Durante dichos meses el cojín mas recomendado es el de forma de serpiente.
  • Puedes estar pensando que este cojín solo te será útil para la lactancia materna, lo cierto es que si le llegas a dar leche de fórmula, también es muy cómodo, y en este caso, el papá también puede beneficiarse de él, por lo que sería una buena idea que te ayude un poco mientras realizas algunas otras actividades en el hogar o en el trabajo.
  • Es un excelente soporte para el bebé. Sentando al bebé dentro del cojín, su función varía de acuerdo de los meses que tenga el niño… podemos usarlo en diversas posiciones:
  • Recostado boca abajo, entre otras.
  • A medida que el tiempo valla pasando y el bebé haya crecido, puede usarse como un cómodo cojín para muebles, apoyo para la espalda y para darte buenas sesiones de relajación.

Tipos de posiciones para el uso de los cojines de lactancia

Los gustos varían, así como elegir la postura ideal para dar de mamar al recién nacido. Si eres madre por primera vez, quizás estas posturas te sean confusas; por ende, acá te mostramos las posiciones de lactancia mas comunes y habituales empleadas con el cojín de lactancia. Presta atención y pon manos a la obra:

La postura de cuna

Es la más común y se realiza de forma sentada. Simplemente sostienes a tu recién nacido con los brazos de manera horizontal y lo acercas a ti para que pueda comer correctamente y de forma muy cómoda. Usas el cojín de lactancia bajo tus brazos, así no solamente lograras amamantarlo, sino también darle tiernos cariños de manera muy confortable.

La postura de cuna cruzada o agarre cruzado

Es similar a la anteriormente dicha, su diferencia está en que la cabeza del bebé no se apoya en el antebrazo o en el hueco de tu brazo, sino que se le sostiene la cabeza con ambas manos.

Postura de rugby con cojines de lactancia

Al igual que las demás antes dichas, esta también se realiza de manera sentada, pero en este caso, se pasan por debajo de uno de los brazos las piernas del bebé, quedando éstas hacia la parte de atrás y él de frente a tu pecho. El cojín de lactancia estaría alrededor de tu cuerpo y por debajo de tu bebé.

Postura tumbada

Como su nombre lo indica, esta se realiza de manera acostada, colocando el cojín debajo de tu bebé. solamente lo levantas un poco y facilitas la lactancia. Esta es una postura especialmente cómoda para cuando te encuentres muy agotada por las actividades del día.

Cómo hacer tu Cojín de lactancia casero

¿Vemos la utilidad de este fabuloso artículo? Claramente vemos en su diseño las palabras eficiencia, calidad, sencillez y facilidad pero ¿y si no cuentas con los recursos necesarios para comprar uno, o tal vez quieras elaborar el tuyo propio? Si ese es tu caso, no te preocupes, en este artículo hemos pensado en todo. Por eso, te presentamos a continuación los pasos que debes seguir para que tú puedas realizar el cojín de lactancia materna:

Paso 1.

  • Compra y corta a la medida la tela que desees. es importante que elijas un tipo de tela de fácil lavado y de excelente calidad puesto que al cojín se le dará un uso constante y prolongado. Si es de tu posibilidad, consigue dicha tela fabricada con tejidos naturales, por ejemplo, el algodón.
  • Consigue una tela ya estampada para la funda del cojín de lactancia. Consigue una cremallera de al menos unos 50 a 60 centímetros aproximadamente, así te será mucho más fácil si sacar el cojín de lactancias para lavarlo o cambiarlo de funda. Ten presente que los espacios que hay que dejar para dicha costura debería ser entre uno a tres centímetros más o menos.
  • El corte de las dos fundas, la interior y la exterior, deben ser exactamente idénticas en las medidas del corte para el cojín de lactancia, con un poco más de margen en la funda que va en el exterior para la cierre.

Paso 2.

  • Procede a coser las funda. En la funda (de color blanco preferiblemente) deberás dejar una apertura para introducirle el relleno. Una vez que este se encuentre dentro, cerraremos con hilo y aguja este agujero (procura que este no se valla a descocer mas adelante). La funda que va en el lado exterior del cojín de lactancia debe llevar un sistema de cierre. Se recomienda usar como cierre tiras de tela que de anuden y estén bien cocidas a cada extremo. Puedes usar 3 o 4 pares de tiras para hacerlo mas resistente… todo dependerá de tus gustos.

Paso 3.

  • Procede a rellenar la funda blanca. En cuanto al relleno que llevan estos cojines de lactancia suelen ser más apropiados darle un material transpiraste y por ende muy fresco. Pero en el caso de utilizarse un material de microfibra o sintético de igual forma conseguirás un efecto similar a los que se encuentran en el mercado.
  • Recuerda lavar bien todo el material. Al finalizar todo ese procedimiento ya antes dicho, es necesario darle un lavado exquisito y un secado perfecto. Así la tendrás higiénica para la mejor seguridad y bienestar de tu pequeño en crecimiento.
  • Procura que la almohada o cojín de lactancia tengan una textura esponjosa y cómoda. Estos son unos de los aspectos mas importantes a la hora de crear tu propio cojín para amamantar, por lo que deberás meter un buen relleno asi como un tipo de tela de buena calidad ya que debe soportar una cierta presión sin desarmarse. Cuando creas que hayas conseguido la consistencia que desees debes cerrarlo.

Paso 4.

  • Como etapa final se le coloca la funda externa. Te Aconsejo que coloques la apertura en la parte horizontal del cojín de para amamantar, para que se te sea fácil de ponerlo y quitarlo cuando la vayas a lavar. También puedes realizar diferentes fundas para que la cambies cada vez que el niño la ensucie.

Como resultado final contaras con un cojín de lactancia hermoso, sencillo, práctico y lavable, listo para darle uso. Si pasa el tiempo y has percibido que ya no lo necesitas, puedes darlo como obsequio a aquellas que están próximas a ser madre cuando. Claro, siempre y cuando este se encuentre en buenas condiciones

Si quieres seguir dándole pecho pero tu niño sufre de reflujos, este cojín útil y práctico, está especialmente capacitado para adaptarse a la posición que desees. Solo recuerda extraer parte del relleno hasta una consistencia gradual, tratando de dejar cada vez más plano y de manera uniforme.

La parte mas alta o mas rellena sería donde va la cabeza del bebé, de esta manera, el cuerpo caería más bajo que la cabeza y le facilitaría su digestión para el caso del bebé si sufre de reflujo. Si quieres cambiarlo de pecho debes cambiar el cojín y la parte que haya quedado gruesa cae en el lado de la cabeza. Cuando tu bebé termine de comer, se le sacan los gases y se acuesta en una cunita, un carrito o en un lugar que le permita tener la cabeza más alta que el cuerpo.

Hay madres que consideran que el disponer de cojines de lactancia no es indispensable ya que creen que se pueden pasar esa hermosa etapa del amamantamiento sin necesitar de alguno, mientras que otras le dan mucho valor a este cojín.

¿Y tú? ¿Ya has tomado la idea de cuál cojín de lactancia comprarás tanto para tu bebé como para tu comodidad? ¿O has decidido fabricar el tuyo? De seguro este artículo te ayudará a elegir la opción que mas te convenga.

Otros productos para bebé

Correpasillos

Mochila portabebés

Sillas de paseo

Carritos de Bebe