Saltar al contenido

Urgencia urinaria

urgencia urinaria

La urgencia urinaria se caracteriza por la necesidad de ir al baño continuamente y en unos cuantos casos, aproximadamente en el 16% de las mujeres embarazadas desencadena en incontinencia urinaria.

Se trata de un problema bastante común de cara al final de la gestación, cómo otros síntomas como el dolor de cadera en el embarazo.

¿Por qué ocurre la Urgencia urinaria en el embarazo?

Ante todo, es un problema normal que afecta a casi todas las mujeres que están embarazadas y sobre todo ocurre en el tercer trimestre.

Cuando el bebé empieza a crecer y tiene un peso considerable, éste debilita notablemente el suelo pélvico ya que los órganos que se encuentran allí se mueven de sitio y la urgencia urinaria se vuelve un problema muy común.

Por otra parte, ganar un peso excesivo durante todo el embarazo puede influir también a la hora de tener incontinencia urinaria por lo que controlar las comidas y las cantidades durante todo el periodo de gestación ayudará a reducir este tipo de problema.

Como prevenir problemas de incontinencia

Durante el embarazo si se han tenido pérdidas de orina es muy probable que una vez haya nacido el bebé se siga teniendo este problema durante unos pocos meses. Para prevenir en parte los problemas de incontinencia durante y después del embarazo, es recomendable acudir a clases para realizar los ejercicios adecuados para mantener los músculos del suelo pélvico en forma. Esto reducirá los problemas de urgencia urinaria y en un futuro puede que desaparezcan antes de lo normal.

Es normal que los problemas de incontinencia se produzcan en el último trimestre del embarazo aunque también pueden pasar antes. En estos casos si se tiene un problema de urgencia urinaria puede deberse a que simplemente el útero está comprimiendo todo el tiempo la vejiga y ésta tiene menos capacidad. Este problema se llama polaquiuria, y realmente es algo bastante común en todo el embarazo.

¿Cuándo se elimina el problema completamente?

En un principio si el problema se tiene desde el principio y se trata de polaquiuria, el problema desaparecerá cuando ya no esté el útero ejerciendo presión sobre la vejiga, osea cuando el bebé ya haya nacido. Por otra parte, si se trata de pérdidas de orina puede extenderse hasta pasados unos meses después de dar a luz.

Si el suelo pélvico ha quedado muy dañado debido al peso ganado de la madre durante todo el periodo de embarazo o si ha habido problemas leves o moderados durante el parto, puede que el problema se extienda algo más de lo previsto.

Normalmente pasados tres meses después de dar a luz el problema debería de estar solucionado, aunque en muchos casos se debe de acudir a clases de fisioterapia para arreglar el problema ya que si no, de forma natural la recuperación podría llegar a tardar incluso años.

Si se tiene problemas de urgencia urinaria y no pueden controlarse teniendo pérdidas de orina en la gran mayoría de ocasiones, lo recomendable es utilizar algún tipo de absorbente como compresas o similares que estén especialmente indicados para los problemas de incontinencia urinaria.

Aquí descubrirás más síntomas sobre el embarazo.

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star