Saltar al contenido

Esterilizar biberones

Esterilizar biberones

Cuando entras en el mundo de la hermosa aventura de ser padres piensas en cientos de cosas que deberás hacer bien por la salud de tu bebé y entre ellas, se encuentra la tarea de esterilizar biberones de tu pequeño.

Lo primero que piensas al ver a tu bebé recién nacido y frágil es que quizá al mínimo error que puedas cometer pueda enfermar o coger algún virus inesperado y acabes preguntándote que qué ha sido lo que has hecho mal para que haya ocurrido. Esto es un pensamiento muy común en prácticamente todos los padres primerizos aunque no hay que pensar tampoco demasiado en ello, todos acaban cometiendo algún error sin importancia que sin embargo ayuda a aprender a hacer las cosas bien.

Cabe destacar que muchas madres puede que no usen un biberón nunca porque se han decantado por la lactancia materna sin el uso de un biberón bajo ningún concepto, así que quizá esta información puede que no les interese directamente. Igualmente, nunca está de más tener la información cerca por si tuvieran alrededor a unos futuros padres entre los amigos o familiares que estén esperando un bebé y que si requieran de estos consejos (y más si son primerizos), por lo que compartir esta información con ellos nunca estará de más.

¿Cómo esterilizar biberones?

Esterilizar biberones es algo que se realiza normalmente casi a diario en muchas casas de padres primerizos, pero la verdad es que realmente no es necesario hacerlo tantas veces ni muchísimo menos porque no es realmente tan necesario como a veces pensamos.

Lo más recomendado es esterilizar los biberones o chupetes de tu bebé únicamente antes de usarlos por primera vez o en contadas ocasiones después. Puede parecer una locura o una falta de higiene pero la verdad es que realmente, si se esteriliza un biberón a diario, únicamente se está exponiendo al bebé a tener más tendencia a contagiarse de virus que no cogería si su sistema inmunológico estuviera más acostumbrado a exponerse a ellos.

A continuación te explicamos detalladamente cuando deberás de esterilizar biberones de tu bebé y como podrás hacerlo.

Es importante saber que aparte de esterilizar biberones antes de su primer uso, es importante hacerlo si el bebé tiene algún virus en el momento en el que los está usando (para no volver a contagiarse de nuevo), si la tetina ha tenido contacto con el suelo por alguna caída, si ha pasado mucho tiempo sin ser usados, o si el agua con el que lavamos los biberones a mano realmente no está muy limpia y no nos terminamos de fiar de que la limpieza se haya realizado correctamente.

Esterilizar biberones es muy sencillo, simplemente hay que seguir unos pasos bastante simples y en cuestión de minutos tendremos el biberón listo para ser usado. Tenemos varios métodos para hacerlo, por lo que podemos optar por el que mejor nos convenga según la situación. Antes de esterilizar tendremos que empezar por el paso de limpiar los biberones correctamente y seguidamente procederemos a la esterilización de la forma que hayamos elegido o mejor nos venga en ese momento.

Limpiar biberones

Esto lo realizaremos siempre antes de esterilizar los biberones con cualquier método que vayamos a elegir.

El primer paso es lavar los biberones correctamente bajo el agua del grifo con agua y jabón, y a continuación enjuagarlos correctamente hasta que los restos de jabón hayan desaparecido. Si se tiene un cepillo especial para limpiar biberones es aconsejable utilizarlo ya que facilitará bastante la limpieza.

Esterilizar biberones en agua hirviendo

Llenaremos un cazo con agua donde quepa el biberón o los biberones que vayamos a esterilizar, y seguidamente lo pondremos a hervir.

Una vez haya hervido el agua, introduciremos los biberones en el cazo o la olla y todas las partes que lo componen (botellas, roscas y tetinas), siempre totalmente desmontado. Hay que sumergir bien las botellas que forman parte de los biberones para que el agua pueda entrar correctamente a todos los sitios y desinfectar bien cada pieza.

Dejaremos los biberones y todas sus partes en el agua hirviendo durante aproximadamente diez minutos, y pasado ese tiempo podremos sacarlos del cazo o la olla cuidadosamente con unas pinzas de metal y los pondremos a escurrir boca abajo hasta que se sequen. Esta manera de esterilizar biberones es la más usada a pesar de todas las opciones que podemos tener sobre la mesa.

Esterilizador de biberones

Existen en el mercado artículos especializados en esterilizar biberones que nos harán la vida mucho más fácil y que nos serán de gran utilidad si estamos embarcados en la aventura de ser padres primerizos.

Los precios pueden variar bastante según el modelo que queramos conseguir, pero normalmente todos cumplen su función correctamente independientemente del modelo que finalmente vayamos a escoger.

Los esterilizadores de biberones pueden abarcar espacio hasta para 8 o 9 biberones y sus accesorios al mismo tiempo, funcionan cada uno en un tiempo diferente aunque existen algunos que pueden llegar a esterilizar en tan solo 60 segundos.

Esterilizar biberones puede volverse una tarea bastante fácil si nos decantamos por esta opción y puede ayudarnos a ahorrar bastante tiempo en esta tarea.

Esterilizar biberones en microondas

Es una alternativa a la tradicional de toda la vida que es la de usar una olla para hacerlo. Para ello existen artículos diseñados especialmente para esterilizar biberones en microondas. Las instrucciones exactas y los pasos a seguir dependerán de cada fabricante, aunque básicamente todos funcionan de forma muy similar.

En un principio tendremos un recipiente que será el esterilizador de biberones, el cual llenaremos de agua según las instrucciones que nos facilite el fabricante en las instrucciones. Seguidamente meteremos dentro los biberones por partes, al igual que si los introdujéramos en una olla (completamente limpios) y a continuación cerraremos el esterilizador para poder meterlo en el microondas y comenzaremos con la esterilización. El proceso normalmente es rápido, depende del modelo pero por norma general pasaran unos dos o cuatro minutos hasta que estén completamente desinfectados. Después solamente los sacaremos del recipiente con unas pinzas que probablemente nos hayan venido con el esterilizador, y sino con unas pinzas de metal que podamos conseguir. A continuación tendremos que dejarlos secar al aire durante un tiempo y estarán listos para ser usados de nuevo.

Tenemos que tener en cuenta que podremos utilizar los biberones desinfectados durante los próximos dos días después de que hayan sido esterilizados, pasado ese tiempo es recomendable volver a esterilizarlos siempre y cuando exista algún problema como los citados anteriormente que requieran desinfectar los biberones. Si no existe ningún problema en particular, pasados más de dos días podemos enjuagar los biberones con agua y jabón antes de que vuelvan a ser utilizados de nuevo.

Esterilizar biberones Thermomix

El gran robot de cocina que nos ha salvado tantas veces a la hora de hacer la comida, también llamado Thermomix. En un futuro lo más seguro que es nos pasemos el día utilizándolo para realizar todas las comidas del día de nuestro bebé aparte de las nuestras, y ahora por supuesto mientras tanto, también puede ayudarnos con la tarea de esterilizar biberones.

Para desinfectar correctamente los biberones de tu bebé en Thermomix necesitarás el recipiente varoma que viene con la misma y el cestillo. Para hacerlo, únicamente tendrás que llenar la Thermomix con unos 700 ml de agua e introducir las botellas de los biberones el recipiente varoma, así como cualquier parte que sea grande y no quepa en el cestillo. En este último introduciremos las tetinas y las roscas si caben también. También podemos aprovechar el cestillo para introducir chupetes si también necesitamos esterilizarlos.

La temperatura que debemos poner es la de varoma, velocidad 2, y unos 20 minutos de programación. Cuando haya acabado el tiempo, sacaremos todas las partes y las dejaremos secar al aire.

¿Hasta cuándo esterilizar biberones?

La respuesta a esta pregunta realmente la puede elegir cada uno dependiendo de lo que crea que es correcto. Normalmente, puede escucharse que lo correcto es esterilizar biberones hasta los 4 meses de edad del bebé. Este dato puede depender mucho de los padres ya que en muchos casos puede extenderse hasta muchos meses después y en ocasiones, dejar de esterilizar semanas antes de lo que podamos leer a través de internet o nos pueda aconsejar alguien.

El tema de esterilizar antes de tiempo un biberón realmente no ocasiona en sí ningún problema de salud grave al bebé a no ser como decimos anteriormente, padezca de alguna enfermedad que obligue a esterilizar biberones hasta un momento determinado o hasta que deje de estar enfermo. Realizar esta tarea cuando el bebé está completamente sano realmente es dejar que se exponga poco a poco a pequeños virus que fortalecerán su sistema inmunológico para que en el futuro sean más fuertes frente a los posibles virus que puedan atacarles.

Muchos padres optan por solamente la opción de esterilizar biberones o chupetes en el primer uso y ya nunca más esterilizarlos, aunque eso implique que su bebé recién nacido empiece a acostumbrarse a pequeñas bacterias con solo unas horas de vida.

Como siempre, cualquier padre hará lo que vea conveniente según la situación y el momento y toda recomendación que se le pueda dar quedará como un simple consejo ya que al final la última decisión solamente queda en sus manos. En el tema de esterilizar biberones, realmente ni esterilizar hasta pasados muchos meses ni solamente esterilizar una sola vez es malo o bueno, como decimos dependerá de cada padre tomar la decisión que realmente le convenga más a su bebé  o piense que puede llegar a ser mejor para su salud.

Por otra parte, otros padres decidirán tomar como referencia el consejo que pueda darles su pediatra aunque en muchas ocasiones, lo más probable es que nos encontremos con diversas opiniones de varios pediatras diferentes a lo largo de las primeras semanas de vida de nuestro bebé, y al final tomaremos la opción que mejor veamos y decidamos que sea la mejor.

Cabe destacar que dejar de esterilizar biberones antes tampoco asegura que el bebé no vaya a contagiarse de cualquier virus y enfermar aunque su sistema inmunológico haya formado un escudo ante cualquier virus, o que dejar de hacerlo más adelante y pasados unos meses vaya a significar que el bebé este cubierto o no bajo la amenaza de cualquier enfermedad de la que pueda contagiarse.

Realmente, no existe un estudio real que asegure qué es mejor de ambas cosas, por lo que guiarse por el instinto es lo mejor que se puede hacer aunque siempre es aconsejable hablar con otros padres y guiarse un poco por cómo funcionan los demás y que decisiones toman para su bebé. En padres primerizos es normal que existan grandes dudas sobre el tema de esterilizar biberones aunque es bastante habitual también ver a padres que ya tienen más de un hijo dudar sobre el tema.

También cabe destacar que muchos padres que anteriormente ya habían tenido otro hijo, muestran más desinterés en no esterilizar prácticamente nunca los artículos como chupetes o biberones del segundo hijo, aunque si lo hacían principalmente con el primero. Esto se debe al instinto de sobreprotección de los padres primerizos y a los miedos de que el bebé pueda contagiarse de algún virus a causa de posibles bacterias que no puedan eliminarse con un simple lavado de agua y jabón en los biberones de sus hijos.

En la mayoría de casos con el nacimiento del segundo hijo viven mucho más tranquilos y relajados, y además, ya vienen aparte de con la teoría con la práctica aprendida del hijo anterior, por lo que dan por hecho que si con el primer hijo dejaron de hacer algo antes dio resultado positivo, con el segundo dejan de hacerlo incluso mucho antes todavía y realmente, el resultado es positivo también.

Esta teoría la aplican a cualquier situación aparte de la de esterilizar biberones que suele ser una de las de menos importancia al final, ya que ser padres, abarca todo un mundo.

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star