Saltar al contenido

Vitamina k al recién nacido

Cuando nace el bebé, en el hospital se gestiona un cierto protocolo para evitar que se produzcan problemas y enfermedades de cara al futuro. Inicialmente se aplica una pomada en los ojos, con el objetivo de prevenir una posible conjuntivitis (debido a las bacterias que se pueden transferir durante el parto. Además, también se le proporciona Vitamina k al recién nacido a través de una inyección.

La idea es evitar el temido síndrome de hemorragia, producido por un déficit de vitamina K.

Aunque si bien es cierto que el pinchazo es doloroso, la aplicación es crucial. Lo más habitual es suministrarle la vitamina K inmediatamente después del parto, aunque también es posible esperar algunos días, incluso semanas dependiendo de la situación.

¿Para qué sirve la vitamina k en el recién nacido?

A través de la conexión con la madre, el bebé recibirá la mayoría de los nutrientes que necesita para el desarrollo, salvo la vitamina K. La cantidad que se transfiere es mínima o inexistente… y lo peor de todo es que la cosa no mejorará en el periodo de la lactancia.

Es  por esta razón por la que se aplica una determinada dosis de vitamina k en el recién nacido.

El objetivo es evitar que se produzca falta de vitamina k recién nacido; es decir, el “síndrome de hemorragia por déficit” de esta vitamina.

¿En que consiste en síndrome de hemorragia por déficit de vitamina K?

Aunque si bien es cierto que es un síndrome raro, puede ocurrir. Sus consecuencias pueden llegar a ser tan graves que es posible que provoquen la muerte del menor (en el caso de que el bebé experimente una hemorragia de carácter moderada/severa por la falta de la vitamina K.

Este síndrome se puede presentar de 3 maneras diferentes:

  • Puede empezar de manera temprana durante las 24 horas después del nacimiento.
  • Puede producirse durante los primeros días después del nacimiento. Lo más común es que se presente con los síntomas de sangrado oral, rectal o umbilical.
  • Puede tener un comienzo más tardío, comprendido entre la primera y la sexta semana. Lo más habitual es que se produzca en aquellos bebés que tan sólo se alimentan con la lactancia materna, o en aquellos que padezcan de enfermedades hepáticas o tengan algún problema de absorción de nutrientes incorrecta. Se calcula que en 1 de cada 2 niños que presenten estos cuadros se puede producir este síntoma.

La principal razón de porque se suministra vitamina k a los recién nacidos es para evitar que este síndrome se pueda llegar a manifestar.

Forma de administración de la vitamina K

Vitamina K al recién nacido vía oral

La vitamina k recién nacido se puede aplicar de forma oral, aunque no suele ser lo más recomendado. La razón de ello es que habrá que repetir la administración en varias ocasiones.

Incluso hay expertos que se preguntan si tiene algún tipo de resultado, ya que los estudios no han sido concluyentes en relación con la absorción de esta vitamina si se adquiere de esta manera.

Vitamina k al recién nacido a través de inyección

Lo más habitual es que el suministro de la vitamina se haya vía inyección intramuscular, siendo suficiente con aplicar una sola dosis.

A lo largo de los años 1990-1992 se hicieron estudios que analizaban los efectos de la falta de vitamina k recién nacido. Incluso se llegó a pensar que el suministro de la inyección de forma intramuscular podría elevar las posibilidades de sufrir cáncer infantil de cara al futuro.

No obstante, estudios que se hicieron a lo largo de 1998-2003 concluyeron que no existía ninguna relación entre la administración de la vitamina de esta manera y la frecuencia con la que aparecía el cáncer.

Exceso de vitamina k al recién nacido

Ahora que ya conoces la función de la vitamina k en el recién nacido, y los problemas que puede traer su déficit, es importante que sepas que un exceso también puede ser malo.

Hay ciertos estudios que afirman que algunas reacciones originadas a través del suministro intravenoso, con una dosis excesiva, podrían llegar a producir estos síntomas:

  • Alteración el gusto.
  • Dolores en el pecho.
  • Dificultades para poder respirar.
  • Pulso débil y rápido.
  • Espasmos.
  • Enrojecimientos.

¿Cuál es la dosis de vitamina K en el recién nacido que se debe aplicar?

Una única dosis de vitamina K (1 mg) suministrada después del nacimiento será más que suficiente para prevenir el síntoma ya descrito.

En el caso de que el suministro de la Vitamina k recién nacido sea por vía oral, harán falta múltiples dosis para asegurar una adecuada protección frente a las hemorragias que pueden producirse por el déficit.

Dependerá del fármaco en cuestión; por ejemplo, con el profilaxix, la dosis de la vitamina k recién nacido puede requerir de menos dosis que con otro medicamento.

Curiosidades sobre otras vitaminas en el recién nacido:

Vitamina N recién nacido

La vitamina n recién nacido no existe como tal. En realidad hace referencia al masaje Shantala, que no es más que una vía de comunicación que ayuda a establecer lazos afectivos entre los papás y bebés para fomentar un vínculo temprano.

Se le puede llamar vitamina porque realmente le estamos ofreciendo algo a nuestros hijos: de esta manera les estamos ofreciendo nuestros sentimientos, nuestro amor, por lo que realmente es un tipo de contacto nutritivo.

Se recomienda empezar con estos masajes desde el primer mes de vida hasta que el pequeño cumpla 7 meses.

Vitamina D recién nacido

La vitamina D es un nutriente que se sintetiza con la exposición solar; con los rayos del sol, el niño puede sintetizar hasta un 90% de la vitamina que precisa para gestionar sus funciones vitales (el 10% restante lo debe de obtener de la dieta).

Los niños necesitan de unos 15 minutos de sol directo, o de 20-30 minutos de luz al día.

Si el suministro de sol no es el adecuado, el especialista puede recomendar un suplemento de vitamina D.

Con esta información ya tienes más clara la función de la vitamina k del bebé recién nacido.