Saltar al contenido

Termómetros para bebé

Pensando en eso, y como la fiebre es uno de los malestares más comunes de los bebés desde que nacen, es sumamente importante que sepamos seleccionar el termómetro adecuado. Debemos saber que existen variedades de termómetros para bebé. En este artículo veremos algunas y destacaremos sus ventajas.

Tipos de termómetros

Generalmente hay dos tipos de termómetros:

Termómetros de mercurio

Estos termómetros datan desde alrededor del año 1714, y se utilizaron primero en Holanda; allí mismo se anexaron a los exámenes clínicos. Su éxito radicó en la manera compacta en que se expande a través del tubo de vidrio. Fue muy útil en esos tiempos y siguió siéndolo hasta que los científicos comprobaron que era muy peligroso tener este metal tanto en los hogares como en los hospitales.

Aunque estos han sido los más usados a lo largo de los años, de hecho, fueron los primeros en ser inventados, se ha comprobado que no son recomendables. En algunos países está prohibido su uso… ¿Por qué? Porque su diseño: un tubito de vidrio, contentivo de mercurio -si no se manipula de manera correcta- se quiebra y derrama convirtiéndose en gotitas que pueden ser inhaladas provocando daño en los pulmones y hasta afectar el cerebro. Por lo tanto, si en su país se venden estos termómetros y son mas económicos, no los compre, primero está la salud de su bebé.

Ventajas de los termómetros de mercurio

  • Han sido los más usados a través de los años.
  • Su poder adquisitivo es más bajo en comparación a los demás, por lo que han sido más distribuidos y fáciles de obtener a nivel mundial.
  • Su diseño sencillo por lo general siempre ha sido el mismo, y en muy escasas ocasiones han presentado un ligero cambio en su estructura, mayormente en el grosor del tubo y su tamaño.
  • Su precisión brinda mayor confianza a los padres.
  • Son más económicos que los digitales.

Desventajas de los termómetros de mercurio

  • Por ser el mercurio una sustancia tóxica, su empleo ha sido prohibido en muchos países sobre todo desde el año 2014 en adelante.
  • De haber rotura del termómetro y derramarse el mercurio puede ocasionar daños graves a la salud.

Los termómetros digitales para bebés

Por sus innovadoras formas y prácticos usos, estos se han convertido en los más utilizados en los hogares.

Ventajas de los termómetros digitales

  • Por sus cómodos diseños, tamaños, fácil manejo y precisión, estos tipos de termómetros son los más utilizados sobre todo cuando tiene que ver con los bebés.
  • Son más prácticos a la hora de movilizarlos; no importa en qué parte de la cartera o bolso los coloquemos, sabemos que no correremos el riesgo de que se dañen.
  • Su punta flexible hace que los bebes no sientan molestias a la hora de usarlos.
  • En los casos de los infrarrojos podemos usarlos a distancia sin tener que causar incomodidad a los bebes, ya que no necesitan contacto directo.

Desventajas de los termómetros digitales

  • Si no se manipulan con el cuidado debido, estos termómetros pueden causar serias dificultades en los bebes sobre todo los de uso rectal y los de oído.
  • Su valor en el mercado es más alto que el de los termómetros de mercurio, por lo que no es accesible a todo tipo de personas, por supuesto, todo va a depender de la economía del país donde nos ubiquemos.

Hay variedad de termómetros digitales, aquí te mostramos algunas:

Los mejores termómetros digitales del mercado

Termómetros digitales estándares

Estos termómetros son recomendados en el mercando ya que son seguros para el medio ambiente porque no contienen agentes contaminantes, como resultado, la lectura de la temperatura es más fácil y confiable. De acuerdo a su uso, podemos clasificarlos en:

Termómetro rectal (termómetro SANPU)

Es el más indicado en niños recién nacidos hasta unos tres meses más o menos. Por lo general son de punta flexible. Debemos mencionar que al momento de colocarlo lo primero es colocar algún tipo de lubricante no alérgico en la punta; se debe ser extremadamente cuidadoso ya que si se coloca muy profundo puede causar alguna perforación en el recto y por supuesto no queremos que eso ocurra, además los bebes suelen moverse mucho o inquietarse por la incomodidad que supone el uso de este tipo de termómetro, por eso es recomendable tomar las previsiones en este caso. 

Cuando se utiliza este termómetro es importante acotar que la temperatura es 0,5 grados por encima de la axilar, gracias a ello podemos indicar que es muy precisa. Antes de utilizarse se debe tomar en cuenta que el termómetro este esterilizado, lo cual se hace lavándolo bien con agua y jabón especialmente la punta flexible. Una vez usado se recomienda hacer lo mismo para protegerlo de agentes contaminantes.

Termómetro oral

Se pueden usar este tipo de termómetros digitales en niños mayores a cuatro años que ya puedan mantenerlo debajo de su lengua por algún tiempo hasta que este indique la temperatura corporal exacta. Aun así, la mayoría de los niños tienden a jugar con el termómetro, por lo que no es tan recomendable. Este tipo de termómetro, al igual que el rectal, debe mantenerse higiénicamente protegido ya que se expone a bacterias tanto dentro de la cavidad bucal como fuera de ella.

Termómetros de oído o auricular

Estos termómetros son aconsejados en bebés mayores a 6 meses, están diseñados para tomar la temperatura con mayor rapidez y cierta comodidad ya que funciona mediante infrarrojos; sin embargo, debes tener cuidado de saberlo insertar ya que si lo haces muy profundo podrías afectar el tímpano del bebe y afectar el conducto auditivo de manera parcial o total causando daño temporal o permanente; además de dificultar la lectura precisa de temperatura, adicionalmente, si el bebe tiene cera acumulada en su oído esto también puede hacer un poco más difícil saber si el bebe en realidad tiene fiebre o no.

Termómetros axilares

Estos termómetros digitales son sencillos, se utilizan para medir la temperatura debajo del brazo en la zona de la axila, de allí su nombre. Aunque son confiables, no son tan precisos ya que por lo general miden la temperatura de dos a cinco grados menos que la rectal. Algunos médicos que recomiendan su uso, piden que sumen estos grados a la temperatura indicada en la pantalla del termómetro para así hacer la medición un poco más precisa. Otros recomiendan usar a la par, uno rectal.

Termómetros por infrarrojos

Este es uno de los termómetros más sofisticados en nuestros días, ya que no necesita tener contacto con el bebé para medir su temperatura, de hecho, lo hace desde cierta distancia con la ayuda de un laser, una luz roja, no para tomar la temperatura sino para apuntar el lugar preciso de la medición.

Para usar de manera eficaz este termómetro es recomendable verificar que el sensor infrarrojo esté libre de impurezas, que exista un equilibrio entre la temperatura del termómetro y la del ambiente que rodea al bebe, si no se toman en cuenta estos factores se puede correr el riesgo de que la medición de la temperatura sea incorrecta que por lo tanto no se tomen las previsiones ante cualquier eventual enfermedad.

Termómetros de chupete

Este es el tipo de termómetro más sencillo y tierno a la vez, por supuesto si el bebé está acostumbrado a utilizar chupete o chupón, debido a que es necesario que el bebé lo mantenga en su boca por varios minutos y está indicado en niños mayores a tres meses.

La medición de la temperatura es a través de una tetina con un cristal líquido pero que no es nocivo para la salud del bebé; de hecho, puede usarse habitualmente aun hasta cuando no se sospeche de cuadro febril. Podemos decir que este instrumento es un orientador de temperatura mas no un termómetro de precisión. Es por este motivo que se recomienda usar otro termómetro digital cuando las temperaturas oscilen sobre los treinta y siete grados en adelante. 

Termómetros para bebé de tira plástica

Tienen un diseño sencillo y práctico, se trata de una tira plástica que tiene las medidas de los grados desde 0 hasta 40. Se coloca sobre la frente del bebé y se presiona un botón. Debemos dejar pasar de dos a tres minutos sin dejar de presionar el botón, retiramos el termómetro de la frente del bebé y luego soltamos el botón. Donde se ponga rojo esa es la temperatura. Cabe señalar que aunque son de fácil lectura tienen muy poca precisión, por lo tanto es aconsejable usar otro tipo de termómetro digital.

Adicional a todos estos tipos de termómetros comunes que existen en el mercado, los avances tecnológicos no se han detenido en este campo, por lo que ahora contamos con innovadores y sofisticados diseños, y además de prevenir las fiebres altas en los bebés, también les dan comodidad y buen gusto de los cuales podemos mencionar los siguientes:

Termómetros en Smartphone

Este diseño está conectado a una aplicación del teléfono inteligente. Actualmente funciona con IOS y ANDROID. Viene elaborado en forma de “Y” que se conecta a los auriculares del Smartphone. A través de un sensor infrarrojo registra la lectura de la temperatura en el Smartphone. Es muy fácil de usar pero no tan preciso como los convencionales.

Termómetros inteligentes

Es una banda que se coloca en el brazo del bebé y que por bluetooth envía la lectura al teléfono inteligente o Smartphone. Puede hacer un registro de la temperatura del bebe durante veinticuatro horas seguidas y hacer una grafica en forma de curva.

Termómetros pijama

¡Este diseño es excelente! ¿Por qué razón? Porque cumplen dos funciones importantes: en primer lugar, ayuda a estar cómodos y bien abrigados los bebés, y en segundo lugar cambian de color si la temperatura corporal aumenta sobre los treinta y siete grados, por supuesto, es solo un orientador, ya que al cambiar de color indica que debe usarse otro tipo de termómetro digital convencional para tomar la medición de la temperatura al bebé.

¿Cómo usar el termómetro con el bebé?

En todos los distintos tipos de termómetros lo primero es asegurarnos de que estén higiénicamente limpios y desinfectados, sobre todo la parte metálica que estará en contacto directo con el cuerpo del bebe. Para ello es recomendable el uso primeramente de jabón, agua tibia y alcohol. Guardar cerrado para que el medio ambiente con sus bacterias no los contamine de algún modo.

En los termómetros para bebé de mercurio debemos sujetarlos por el lado opuesto al bulbo metálico, lo agitamos varias veces, es decir, como si estuviéramos sacudiéndolo para que todo el mercurio quede en su posición original, por debajo de treinta y cinco grados. Es importante saber que no debemos tocar el termómetro por su parte metálica ya que esta altera la medición de la temperatura.

Acto seguido procedemos a medir la temperatura del bebé. Esto lo hacemos de acuerdo al termómetro que estemos usando en el momento, es decir, si es uno digital oral, lo colocamos debajo de la lengua del bebe y esperamos entre uno y cuatro minutos.

Si es rectal; con el mayor cuidado lo introducimos de 2 a 2,5 centímetros dentro del recto, sujetamos los glúteos y tratamos de que el bebe no se mueve durante uno o dos minutos aproximadamente. Para lograr esto, debemos tratar de masajear al bebe tiernamente para tranquilizarlo y lograr que se relaje.

Para el axilar, levantamos el brazo del bebé y nos aseguraremos de que la parte metálica del termómetro entre en contacto estrecho con la piel de la axila, bajamos el brazo y lo estrechamos con el cuerpo y esperamos entre dos a cuatro minutos.

El termómetro de tira plástica lo pegaremos en la frente del bebé -entre ceja y ceja- y esperamos alrededor de tres minutos.

Con termómetros de chupete solo debemos ingresarlos en la boca del bebe y mantenerlos allí por un lapso de varios minutos, en este caso debemos tomar el tiempo y retirarlo porque los bebés que están acostumbrados al chupete no querrán soltarlo de manera voluntaria.

Pasado el tiempo reglamentario, pasamos a ver la medición de la temperatura. En el caso de los termómetros de mercurio, hasta donde haya subido de manera homogénea el mercurio y se logre detener, podemos precisar la temperatura final del bebé.

Retirar el termómetro por el lado opuesto a la parte metálica sin tocar o rozarla ya que si lo hacemos alteraremos la medición precisa y tendremos que repetir el proceso.

En el caso de los termómetros digitales podemos retirarlos y basta solo con ver la temperatura en forma numérica, estos son más precisos.

Recomendaciones sobre el uso de los termómetros en bebés

Debemos asegurarnos de escoger bien, independientemente de todos los tipos de termómetros habidos y por haber. Es importantísimo señalar que a la hora de escoger el indicado para nuestro bebe debemos tomar en cuenta lo siguiente:

  • La necesidad de nuestro bebé. ¿Qué necesitamos? No solo que sea el adecuado para nuestro bebé, sino también que sea el más confiable y preciso posible, además tomaremos en cuenta al ir pasando el tiempo en qué lugar de su cuerpo podemos medir mejor su temperatura.

Esto nos servirá para hacer la mejor elección tomando en cuenta su necesidad y no nuestras preferencias personales, además lograremos cumplir con el objetivo de este aparato que es detectar indicios de cualquier enfermedad o infección  y de esta manera evitaremos males mayores.

  • Nuestras circunstancias económicas. ¿Qué es lo que más se ajusta a nuestro presupuesto? Tomar en cuenta con cuanto disponemos monetariamente a la hora de adquirir el termómetro también va a repercutir en el tipo o modelo que escojamos. No queremos escoger un modelo de termómetro solo porque es el más sofisticado sin importar que este fuera del alcance de nuestro presupuesto.

Dónde comprar termómetros para bebé

Normalmente nos dirigimos a una farmacia o droguería para adquirirlos. Pero gracias a los avances en este siglo XXI adicionalmente contamos con tiendas virtuales, compras en línea por internet, canje de productos en línea, Mercados Libres entre otros.

El uso de todos estos termómetros está dirigido a todo tipo de personas, pero en especial a los padres en sus hogares, al personal médico y de enfermeras en los hospitales, clínicas, ambulatorios, dispensarios, entre otros. Además es imprescindible en los botiquines de primeros auxilios, ubicados en ambulancias, empresas, y hasta centros comerciales.

En resumen, podemos destacar que independientemente de las múltiples variedades de termómetros, sus diferentes diseños, tamaños, colores y por supuesto sus diversas modalidades de usos; cumplen un papel importantísimo en la prevención de enfermedades de nuestros bebés y por lo tanto no importa cuál sea el que escojamos, lo mas resaltante es que tengamos uno siempre a la mano, porque lo que más nos interesa es el bienestar físico y emocional de nuestros bebés, si conseguimos esa satisfacción, seremos unos padres felices al ver que nuestros hijos también lo son.

Más productos interesantes para tu bebé

Humidificadores

Correpasillos

Tronas

Biberones

Camas infantiles