Saltar al contenido

Ropa del recién nacido

La ropa del recién nacido es una tarea muy importante que debe hacerse con dedicación absoluta. Con independencia de si lo vestimos después del baño, o después del cambio de pañal, tenemos que considerar que es un momento muy especial para el pequeño bebé recién nacido, incluso podemos estrechar los lazos haciéndole un masaje o dándole algunos mimos.

En este artículo vamos a analizar algunos datos importantes sobre la ropa del bebé recién nacido.

¿Cómo organizar la ropa del recién nacido?

ropa recien nacido

Teniendo en cuenta la cantidad de ropa que va a tener el bebé, organizarla puede ser toda una odisea. Con estas ideas lo vas a tener más fácil:

  • Organización en el armario: En el armario tan sólo deberías tener aquella ropa o zapatos que se vaya a poner. La tendencia habitual es colocar toda la ropa que nos han regalado, cuando seguro que hay cosas que no le vamos a poner hasta el año que viene. No estaría de más guardar la ropa en cajas clasificándolas por meses.
  • Prendas que ya no le valen: Otro error que cometemos es guardar aquellas prendas que ya no le valen, incluso aquellas que ni tan siquiera le hemos podido poner por falta de tiempo (cómo ya sabes, crecen por días). Aunque nos duela deshacernos de su ropita, no podemos guardarlo todo.
  • Separación: En el caso de que en la casa hayan varios niños, habrá que establecer separaciones para tener siempre organizada la ropa del recién nacido y de sus hermanos. Si tan sólo tenemos un armario, habrá que marcar delimitaciones.
  • Organización según días de la semana: Otra interesante manera de clasificar la ropa es según los días de la semana. Así no tendremos que complicarnos día a día, si no que lo organizaremos todo semana a semana para hacer todo más llevadero.

Primera ropa del bebé recién nacido

¿Qué tipo de primera ropa del bebé recién nacido necesita? ¿Cuál es la ropa para salir del hospital que debemos preparar?

Cómo sabemos que este tema puede ser un complicado, vamos a detallar todo lo que hay que preparar para ese momento.

  • Bodis/Bodies: Los bodies son una prenda imprescindible, de las más usadas por los bebés. Son prácticos y fáciles de usar y de quitar, ideales para facilitar el cambio de pañal. Sería interesante llevar al hospital entre 5-7 bodis. Puede parecer una cantidad excesiva, pero nunca se sabe el tiempo que vamos a estar hospitalizadas. Al mismo tiempo, entre la ropa del recién nacido también deberíamos de incluir 5-7 camisetas.
  • Pijamas/peleles: Otra prenda que no puede pasar en el hospital. Aunque si bien es cierto que lo más normal es que nos lo den en el hospital, nunca está de más tener algunos de recambio. De la misma manera que con los bodies, deberíamos tener entre 5-7 pijamas de varias tallas. Tendremos que asegurarnos de que los pijamas sean fáciles de poner, de quitar, cómodos y fabricados en materiales de gran calidad, evitando que haya costuras en zonas dónde les puedan hacer daño.
  • Gorros: El bebé saldrá a una temperatura más cálida de lo normal, debido a que ha estado 9 meses en la cálida barriga de la madre. El cambio con la temperatura del entorno puede ser caótico. Se ha comprobado que los bebés pierden más calor por la cabeza, por lo que será crucial que lleven un gorro (si hace frío).

Los mejores materiales para el gorro son el algodón y la lana.

  • Calcetines/patucos: En la ropa del bebé recién nacido no incluiremos calzado, pero si calcetines o patucos. Estos elementos textiles son la opción perfecta para mantener la temperatura de los pies. Unas manoplas también resultarán interesantes.
  • Conjuntos de paseo: Aquí tenemos una gran versatilidad a la hora de elegir. Si el tiempo acompaña, los paseos diarios son muy positivos para el pequeño. A la hora de salir a pasear puedes poner al pequeño todo lo guapo que se te antoje, pero siempre respetando la máxima de la comodidad. Si hace algo de frío, asegúrate de ponerle un abrigo o anorak.
  • Mantita: Por último, pero no menos importante, una manta será fundamental para darle calor si hace algo de fresco, aunque no hay que obsesionarse con abrigarle. La mejor manera de saber si tiene frío es tocar la punta de la nariz y la nuca.

Una muselina también te será muy práctica en este caso.

¿Con qué lavar la ropa del bebé recién nacido?

ropa del recién nacido

Ahora que ya tenemos todo preparado, podemos estar seguras de que el bebé no pasará ni frío ni calor, ni estará incómodo… ¿pero has pensado cómo tienes que lavar la ropa del recién nacido? Estamos hablando de prendas delicadas, por lo que no podemos lavarla de cualquier manera.

  • Lavado inicial: Cuando se confecciona la ropa, esta se somete a una serie de procesos químicos, tintes, etc. Pueden acumularse algunos residuos, polvo y agentes que no son adecuados para el bebé. Por ello, antes de que la ropa recién nacido toque la piel del bebé, habrá que haberla lavado.
  • Jabón para lavar la ropa del recién nacido: Hay que prestar atención al detergente que vamos a usar. Hay que usar un detergente para lavar la ropa del recién nacido que sea especial, neutro o específico para bebés, que hayan sido testado dermatológicamente. La idea de esto es evitar que se produzca cualquier agresión en la piel.

Una vez que el pequeño haya llegado a los 6 meses de edad, ya podremos lavar su ropa junto con la del resto de la familia, con los detergentes normales.

  • Elimina el suavizante: No se recomienda lavar con suavizante, ya que este producto puede dejar algunos restos en la ropa, provocando alergias e irritaciones en bebés.
  • Planchar la ropa del recién nacido: Para planchar la ropa del pequeño empieza limpiando la plancha y ajustándola a la prenda en cuestión (ten en cuenta que muchas prendas no necesitarán ser planchadas). Una buena idea es planchar al revés, ya que así no estropearemos los detalles de la ropa del recién nacido.

Con estos prácticos tips podrás organizar y elegir la ropa del pequeño bebé recién nacido.