Saltar al contenido

Cuidados del recién nacido

Un bebé recién nacido necesita unos cuidados específicos para que desde el momento en el que nace, pueda desarrollarse correctamente sin problemas.

¿Qué cuidados necesita un recién nacido?

Los primeros cuidados básicos del bebé recién nacido se los proporcionará el personal que haya asistido el parto en el mismo momento, estos cuidados inmediatos del recién nacido son esenciales y bajo ningún concepto tienen que ser eliminados por ninguna razón.

Cuidados del recién nacido al nacer

Entre los cuidados del recién nacido se incluyen los que el personal sanitario harán nada más nacer el bebé, principalmente en sus primeros minutos de vida.

Incluso antes de que la placenta haya sido expulsada, al recién nacido se le harán una serie de pruebas rápidas para que su nacimiento pueda ser totalmente positivo para él y para su madre. Principalmente, nada más salir del útero de la madre, se le hará una limpieza de nariz y boca para eliminar cualquier secreción como flemas o mocos que pueda tener y le impidan la correcta respiración.  La limpieza de mocos en el recién nacido realmente es una práctica que no se realiza en absolutamente todos los hospitales ya que se piensa que el recién nacido es capaz de expulsar por si mismo cualquier líquido pulmonar para comenzar a respirar correctamente.

Otro de los cuidados del bebé recién nacido que se aplica inmediatamente es sin lugar a dudas el contacto piel con piel con su madre. Una vez el bebé tenga una correcta respiración y llanto, que suele ser segundos después de haber nacido, el bebé deberá de ponerse encima del pecho de la madre para que automáticamente pueda comenzar su propia búsqueda de alimento.

Cuidados del recién nacido en casa

Una vez en casa, los cuidados del bebé recién nacido se los tendrán que proporcionar en su totalidad los nuevos padres. En muchas ocasiones, si se tratan de padres primerizos puede causar algo de temor el realizar algún cuidado incorrectamente, aunque por instinto la mayoría de casos los cuidados se aprenden automáticamente y sin problemas.

Cuidados del ombligo al recién nacido

El cordón umbilical del recién nacido es algo a lo que tendremos que prestar mucha atención durante aproximadamente una semana, que será cuando por si solo esté totalmente preparado para caerse solo.

Mientras tanto, se realizaran las curas necesarias en el cordón tal y como nos explique el personal sanitario que haya atendido el parto. En muchas ocasiones, mandan curarlo con alcohol de 70 grados, y aunque es un buen procedimiento se dice que de esta manera tarda más en curar, y que por lo tanto hacer lavados de agua y jabón manteniendo la zona seca es más conveniente para los cuidados del bebé recién nacido.

Una de las preguntas más frecuentes sobre el cordón es si el bebé puede bañarse antes de que se le caiga. Realmente se trata de un asunto que deben de decidir los propios padres, aunque teniendo en cuenta que el cordón debe de estar lo más seco posible normalmente, es más conveniente no sumergir completamente al bebé en una bañera y hacerle los lavados necesarios con una esponja de bebé y agua con jabón. No bañar al bebé durante los pocos días que tendrá el cordón no es dañino para la salud ni va en contra de los cuidados del bebé recién nacido, por lo que la decisión final queda en manos de los propios padres.

Cortar las uñas al recién nacido

Es otro de los cuidados esenciales del bebé recién nacido. Puede que no sea necesario cortar las uñas a tu bebé los primeros días ya que quizá no estén los suficientemente largas, pero si pasan los días y notas que tu bebé puede hacerse daño con sus propias uñas, lo mejor es conseguir unas tijeras especiales para cortar las uñas del bebé recién nacido y a continuación sujetando cada dedo con cuidado proceder a cortar las puntas más salientes de la uña para evitar que pueda arañarse la cara o cualquier parte del cuerpo.

Temperatura recién nacido

En los cuidados del bebé recién nacido también se incluye el mantener al bebé en temperaturas aptas para su cuerpo. En muchas ocasiones se tiende a caer en la confusión de que hay que abrigar en exceso al bebé por el simple hecho de ser pequeño y cayendo en el error de que la temperatura de su cuerpo es diferente a la nuestra.

Un bebé recién nacido mantiene una temperatura de entre 36,5º y 37,5º, por lo que abrigar en exceso al bebé y más en épocas donde haga mucho calor, como en los meses de verano, básicamente es un error.

Muchas veces, algunos padres llevan al bebé del hospital a casa envuelto en una manta y con mucha ropa en verano, lo que acabará provocando que el bebé acabe bastante agobiado y probablemente pasando mucho calor, así que evitar este tipo de cosas es esencial para los cuidados del bebé recién nacido.

Se dice en muchas ocasiones que para saber si un bebé está pasando frio o calor, se debe de basar principalmente en la temperatura de la madre, ya que al bebé se le deberá de abrigar en función a la cantidad de ropa que lleve ella más una prenda más. Colocar al bebé más ropa que la que necesita sólo hará que se provoque un desequilibrio entre su temperatura y la temperatura ambiental.

Baño del recién nacido

Bañar al bebé correctamente también se incluye entre los cuidados del bebé recién nacido.

Tanto si vamos a bañar al bebé en una habitación como en el cuarto de baño, tendremos que tener en cuenta que la temperatura de la habitación tendrá que estar entre 20 y 24 grados, dependiendo de la estación del año en la que nos encontremos. Por otra parte, la temperatura del agua ideal para bañar al bebé será de 37 grados.

Tendremos que utilizar una esponja marina que será la ideal para bañar la bebé, y unos geles de baño adecuados para su tipo de piel.

Aquí puedes encontrar más sobre el bebé recién nacido.