Saltar al contenido

¿Cómo son los mareos por embarazo?

Uno de los síntomas más habituales del embarazo son los mareos. Estos se producen debido a que nuestro sistema cardiovascular sufre determinados cambios: se incrementa el ritmo del torrente sanguíneo, lo que hace que la sangre del cuerpo aumente desde el 30 hasta el 50%.

Por lo general, en el proceso del embarazo se dilatan los vasos sanguíneos y la presión de la sangre irá disminuyendo gradualmente, llegando hasta a su punto más bajo sobre el segundo trimestre. Después aumentará y ya volverá a sus niveles normales.

Lo más habitual es que el sistema nervioso y cardiovascular consigan adaptarse a estos cambios del organismo, lo que hará que se produzca la suficiente sangre para alimentar el cerebro. Pero hay algunas ocasiones en los que estos sistemas no se pueden adaptar con la suficiente fluidez, y es entonces cuando nos sentiremos mareadas; incluso hasta estos mareos pueden hacer que nos desmayemos.

Vamos a profundizar más en esto, pero también puede interesarte leer información sobre la salud del embarazo de las madres en unisima.com.

¿Qué debe hacer la futura mamá si se marea?

En el momento en el que se detecte que empieza el mareo deberíamos recostarnos. Si nos acostamos de lado se incrementará el flujo de sangre hasta el corazón y el cerebro. Esto hará que sea más difícil que te desmaye y también reducirá el mareo.

El problema viene si estamos en un lugar en el que no podemos recostarnos; si este fuera el caso, entonces lo mejor es sentarnos y colocar la cabeza entre nuestras rodillas (obviamente, este “truco” no te funcionará si el embarazo ya está algo avanzado).

Si estuvieras haciendo alguna cosa que, por el mareo, pudiera ponerte en peligro a ti, o a las personas que van contigo (cómo conducir), deberías de parar de inmediato.

Algunas maneras de evitar estos mareos

Existen algunas fórmulas que nos pueden ayudar a evitar los mareos durante el embarazo.

  • No te pares bruscamente: Si te sientas de forma brusca, la sangre se acumulará en la zona de los pies y en la parte inferior de tus piernas. Puede que el cuerpo no se consiga adaptar cuando te levantes, y esto llevarte a un desmayo (y es que la tensión arterial se reducirá rápidamente).

Para evitar estos mareos vale la pena que nos levantemos poco a poco. Si estás acostada, incorpórate despacio y deja que las piernas sigan colgadas en el costado del sofá o de la cama.

  • No te tumbes sobre la espalda: A lo largo del segundo y tercer trimestre, el crecimiento del útero puede ejercer presión sobre la vena cava inferior (que es la vena que tiene mayor capacidad para bombear sangre desde el cuerpo al corazón), y sobre las venas de la pelvis. Para evitar que esto ocurra es mucho mejor que te acuestes de lado, en lugar de hacerlo sobre tu espalda. Coloca una almohada por detrás, o debajo de la cadera, y esto te ayudará a evitar que las venas se compriman.
  • Dieta correcta: Si no comes o bebes lo suficiente, es muy probable que disminuya el nivel de azúcar, y que este lleve a marearte. Evitaremos que esto ocurra comiendo poco, pero bastantes veces al día. Siempre lleva contigo bebidas o comida saludable a cualquier parte.

Se recomienda el consumo de unos 10 vasos de 250ml a las mujeres embarazadas, y otras bebidas saludables.

  • Cuidado con los golpes de calor: Si te expones a altas temperaturas también puedes marearte. Evita estas temperaturas y las zonas que estén abarrotadas de personas.

Sigue estos consejos y será más complicado que te marees.