Saltar al contenido

La Bolsa de la merienda infantil | ¿Qué debe contener?

bolsa merienda infantil
La Bolsa de la merienda infantil | ¿Qué debe contener?
5 (100%) 2 votos

Seguramente hemos tenido más de una duda sobre lo que debe de incluir la bolsa merienda infantil, aquella que llevamos al parque.

Y es que la merienda es muy importante; es el intervalo de tiempo que transcurre entre la comida que han hecho en el medio día, hasta la cela. Un tiempo que es demasiado amplio, y que puede provocar carencias nutricionales en los más pequeños si no se cubre como es debido.

Los niños necesitan de un reparto uniforme de la energía que reciben, además de recibir nutrientes adecuados en función de las actividades diarias que realizan, evitando que pasen mucho tiempo sin comer.

¡Nosotros te ayudamos a preparar la bolsa de comida!

¿Qué meriendan los niños españoles y qué deberían merendar?

En nuestro país, la merienda de nuestros niños es la siguiente:

  • Un 65% de los niños meriendan bocadillo.
  • Un 20% meriendan bollería.
  • Otro 10% recurren a la clásica merienda de pan con chocolate.
  • El 5% restante meriendan yogur y/o fruta.

Se calcula que tan sólo un 81% de los niños consumen algún tipo de merienda.

¿Y cuál es la mejor merienda para los niños? Los expertos concluyen que será aquella que incluya leche (o algún derivado lácteo, cómo puede ser queso), cereales o fruta. Para evitar que se produzca alguna carencia en cuanto a energía se refiere, resulta muy interesante agregar cacao en polvo a la leche.

Se nos recomienda que aprovechemos la merienda para complementar las raciones diarias de los grupos de alimentos que suelen dar más problemas (sobre todo de frutas, lácteos o cereales). Se deben agregar alimentos variados, pero que sean ricos en nutrientes.

Resulta muy importante controlar el consumo de alimentos que aporten una cantidad excesiva de calorías, grasas saturadas o azúcares. Estos son perjudiciales para la salud; entre muchos de los estragos que pueden llegar a causar, son los principales detonantes de la obesidad infantil, sobrepeso, entre otras patologías.

Estos son algunos de los ejemplos de alimentos que podemos introducir en la merienda:

Cereales

Agrega alimentos como galletas, pan o cereales en copos. Son una gran fuerte de energía que ayuda a que sus músculos se mantengan en buenas condiciones, además de contribuir al buen desarrollo mental.

Productos lácteos

Un vaso de leche (al que podemos agregar chocolate en polvo para que tengan un plus de energía, yogur natural (o de frutos), o un simple trozo de queso, son interesantes alimentos ricos en proteínas y en calcio, elementos que necesitará el niño para crecer.

Frutas

Las frutas ayudan a mantener en buen estado el sistema inmunológico. Entrañan una buena fuente de fibra y de vitamina C. Además, también aportan agua, previniendo cuadros de deshidratación.

¿Cuidamos suficiente lo qué ponemos en la bolsa de la merienda infantil a nuestros hijos?

Nos esforzamos en que nuestros hijos consuman fruta, y suele ser uno de los alimentos que nunca faltan en la bolsa merienda infantil. Sin embargo, conviene no olvidar que la fruta también es muy buena para la salud de los adultos, y que un par de piezas al día resultan importantísimas.

modelos de bolsa para la merienda infantil

¿Qué no se recomienda para merendar?

Analiza atentamente estos alimentos y elimínalos de la merienda cuanto antes. No pasa nada porque los consuman muy de vez en cuando, pero de forma regular pueden suponer un gran problema para nuestra salud:

  • Bollos: Los bollos, cómo los donuts o sobaos, tan sólo aportan al niño calorías vacías. Es un error pensar que con ellos vamos a alimentar bien a los niños. Provocan obesidad, sobrepeso y hasta caries debido a la gran cantidad de azúcares que integra.
  • Bebidas gaseosas /azucaradas: En lugar de elegir estas bebidas, resulta mucho más sano que tomen zumos de frutas. Eso si, hay que tener mucho cuidado con los azúcares que llevan. Compraremos los de tipo ‘0%’ o, mejor aún, lo haremos de manera casera.
  • Patatas fritas, dulces o cacahuetes no son una buena merienda.

Además, también habría que controlar los malos hábitos a la hora de merendar: no debes permitir que el niño meriende viendo la televisión, o estando delante del ordenador. Esto hará que se distraiga, y que cree un mal hábito que puede arrastrar durante toda su vida.

Con estos consejos podrás crear unos hábitos de alimentación saludables.